Consecuencias del verano del amor

Desde que existen, por un lado, los trabajos agotadores y, por otro, las vacaciones en la playa, desde que se estudiaron los efectos del estrés y del Hawaiian Tropic, desde que entendimos que el vino nos tira abajo pero que la caipiroska nos pone cachondos, las cosas cambiaron.

Los investigadores no se querían perder la oportunidad de sacrificarse por la ciencia, en los pasillos del CONICET nunca se vieron tantas bikinis ni tantas miradas picaronas detrás de las gafas, en este contexto repatriaron a tipos que se habían ido a laburar a España, EEUU y Venezuela. ¿Qué crisis?, se preguntaban mientras recibían las valijas tajeadas por los muchachos de Ezeiza.

Pasaron años pero siguen investigando lo mismo, no llegaron a ninguna conclusión. Y bue, boludos no son, sin embargo, gracias a mi trabajo tuve acceso a un informe confidencial en el cual se hizo un reporte preliminar de las consecuencias del verano en la sexualidad.

Un embole, infumable, hablaban de que el sol activa la producción de oxitocina por las células de la piel, de que el cerebro produce Feniletilamina, un compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas que tiene la capacidad de aumentar la energía física y la lucidez mental.

Lo único rescatable era la comprobación de que, como consecuencia, de las vacaciones, del calorcito, de las ropas livianitas y de la sed veraniega aumenta el intercambio sexual. No sé si intencionalmente o por omisión pero en ningún momento hablaron de amor.

Mi estimado lector podrá preguntarse “¿y?”, a dónde quiero llegar con todo esto.

“¿Qué tiene que ver con el default, con los fondos buitres, con las lesiones de Riquelme, con el conflicto de Gaza, en definitiva, con todos los temas que nos interesan?”

Definitivamente no tiene nada que ver, pero a no desesperarse porque prometo un final revelador y una propuesta esperanzadora.

“Otra vez, flaco, ¡ya te compré el libro! Bastaaaaa, ok, está bueno, no lo voy a negar, pero ¿qué querés, que te compre veinte?”

Paciencia, retomo, como consecuencia del verano del amor, estos meses complican nuestra economía, nacieron muchos familiares, amigos, hijos de amigos, conocidos con compromiso, demasiados regalos, las tarjetas de crédito se prenden fuego y las cuentas bancarias quedan en un dígito.

“Me aburro”

Bueno, ahí va: para que en el próximo cumpleaños no putees porque te estás gastando una fortuna, porque te estás rompiendo el bocho y no se te ocurre nada o terminás comprando una botella de vino, un ramo de flores o algo tan impersonal que hubiera sido mejor no comprar nada.

Te ofrezco un regalo único y personal. Un libro dedicado para esa persona a quien quieras regalárselo, entregado dentro de las 48 hs. en Capital o Zona Norte, con moñito y por la increíble suma de $100.

Aprovechá, mandame un mail a lucaspatuel@hotmail.com y combinamos.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s